Inicio

La Empresa

Nuestros Servicios

Reflexiones

"Regresarás al polvo de la tierra, porque del polvo de la tierra has venido" (Génesis 3:19).

La cremación, al igual que el entierro, constituye una forma piadosa de disposición de la persona fallecida y consiste en la reducción del cuerpo a pequeños fragmentos utilizando altas temperaturas, en un proceso que lleva aproximadamente un tiempo de dos horas y media.

Este es un método muy antiguo que tuvo su origen en la Edad de Piedra, donde hoy se encuentran Europa y el Medio Oriente, aproximadamente unos 3.000 años A.C. En la actualidad la cremación es una costumbre que se amplió tanto en Occidente como en Oriente.

Las ceremonias de despedida pueden realizarse normalmente con la presencia del cuerpo, antes de efectuarse la cremación. La caja que contiene las cenizas es entregada a la familia para que ella disponga cuál será el lugar de descanso, ya sea en una parcela familiar, en un nicho, o esparcidos en algún lugar con significado sentimental para la familia.